Día 10: Universideces, Proyectos, Zaera y Shibuya. Póngame un vodka con limón.

Hay que ver con la universidad…

Por si el viaje, la adaptación a un nuevo hogar y el choque cultural fuera poco, la burocracia universitaria lo complica todo. Esta semana ha sido la semana “de prueba”, vas a una clase, le echas un ojo, y si no te convence, te devuelven el dinero. El caso es que yo me vine con un programa de intercambio lingüístico, que era el único que me ofrecían, y claro, las asignaturas, aparte de tener las increíblemente necesarias horas de japonés, son de cosas totalmente aleatorias como “Global Trends in Urban Cultural Policy and City Branding” o “From Peace and Social Justice, to Consumption Culture”, nombres que recuerdan mucho a aquellos que aparecían en la serie Community, como “Introducción al helado 101” o “Cosas que se pueden freír”. Tras haber hecho arquitectura he adquirido el superpoder de reconocer las asignaturas “chorra” por el título. Continue reading