DÍA 192: Un mes después.

Hoy hace exactamente veinticuatro días que aterricé en España, quinientas setenta y seis horas después de pasar cuatro mil cincuenta y seis en la otra punta del mundo. Pero aún hace más que no piso este blog, en el que prometí el oro y el moro y que al que al final no pude dedicarle todo el tiempo que quise. Continue reading

DÍA 86: Turbulencias, Miradores y Capillismo.

Hoy me he sentado en la incomodísima silla de skay japonés de mi habitación a respirar un poco. Si, respirar, sencillamente, tomarme un café de tiempo conmigo mismo, charlar, hablar de mundanidades, contarme lo que he hecho (y lo que no). Las turbulencias tambalean el café, lo ponen todo perdido y luego el que recoge eres tú pero aún así merece la pena intentarlo. Continue reading

Día 10: Universideces, Proyectos, Zaera y Shibuya. Póngame un vodka con limón.

Hay que ver con la universidad…

Por si el viaje, la adaptación a un nuevo hogar y el choque cultural fuera poco, la burocracia universitaria lo complica todo. Esta semana ha sido la semana “de prueba”, vas a una clase, le echas un ojo, y si no te convence, te devuelven el dinero. El caso es que yo me vine con un programa de intercambio lingüístico, que era el único que me ofrecían, y claro, las asignaturas, aparte de tener las increíblemente necesarias horas de japonés, son de cosas totalmente aleatorias como “Global Trends in Urban Cultural Policy and City Branding” o “From Peace and Social Justice, to Consumption Culture”, nombres que recuerdan mucho a aquellos que aparecían en la serie Community, como “Introducción al helado 101” o “Cosas que se pueden freír”. Tras haber hecho arquitectura he adquirido el superpoder de reconocer las asignaturas “chorra” por el título. Continue reading