DÍA -22. El rey mago Baltasar entrega el PFC.

Mañana entrego el PFC.

Se que no es el comienzo hogareño que se espera de un blog personal, pero es que mañana entrego el PFC y eso es tremendérrimamente importante. Para quien no me conozca estudio arquitectura en Granada desde hace unos años, un puñado, ni muchos ni pocos, los suficientes como para odiar estructuras con una intensidad importante.

IMG_20150218_211225
Así fue el parto. Mirad que bonico.

El caso es que después de cinco años de asignaturas he desperdiciado empleado un año de mi vida en acabar un proyecto final de carrera cuyo rimbombante título era nada menos que “La Ciudad de los Muertos en Churriana de la Vega”. El proyecto en sí, más allá de sugerir una especie de super apocalipsis gañán neo-egipcio, me obligó a tomar una serie de decisiones, entre ellas echar una beca de la UGR que se llama “plan propio” que al caso viene a ser como una Erasmus pero fuera de Europa, más que nada para ponerle una fecha final al proyecto. Es uno de los grandes problemas (al menos en la ETSAG) de los que no se habla nunca, pero el proyecto final de carrera tiene el inconveniente de que puedes echarle todo el tiempo que quieras, eternizarlo, arruinar a tu familia y acabar legándoselo como herencia a tus nietos. Y no os voy a engañar, yo estaba agustísimo en Granada, un buen piso, mi grupo de amigos, mi novia, mis salidas de noche y todo el café que pudiera desear, pero por diversas circunstancias ($$$) y muy a mi pesar no podía prolongar más mi condición de estudiante .

Imaginaos, con esta vida medianamente construida llega mi yo del pasado y echa esta, y muchas otras becas a tontas y a locas, con la filosofía del “si cuela, cuela” seleccionando destinos cada cual más lejano, y riendo malignamente en un sillón de orejas frente al crepitar de una chimenea (no).
Y de repente la UGR en su infinita sabiduría me dice: Yokohama, Japón.
Mi expresión se torna espeluznante, trémula, trascendente, la cámara enfoca mis ojos y repito con el ceño fruncido:

image
…Japón

El yo del pasado, ni se planteaba terminar la carrera y largarse a 11000km de distancia, a una ciudad de treinta y cuatro millones de habitantes que conozco de referencias anime bastante bizarras, pero claro, es la consecuencia lógica de echar las cosas a lo loco. Al poco me encuentro, peleándome con la burocracia, con un PFC, con una mudanza en ciernes. SOCORRO. En su momento me faltaron manos para controlar la situación, pero más o menos conseguí salir de ella, saltándome varios plazos a la torera, por supuesto.

ibcHlJivO5p8gE
Así me imagino las noches de entrega allí…más o menos

Hace un par de semanas terminé el proyecto completo, de todo, proyecto_final_finaldeverdad_ahorasi_porfin, y tuve que mudarme de mi nido en el Albaicín, un pisito del que estaba (y estoy) locamente enamorado. Cuando ves estas situaciones desde fuera siempre es relativamente fácil quedarse mientras la gente va y viene, y piensas “que suerte, se va a _____ a pasárselo de puta madre” pero la realidad es que el que se va deja todo y se lanza a lo desconocido. No puedo decir que no me haga ilusión irme, pero la verdad es que a día de hoy, con todos mis trastos en casa de mi madre, sin casa en Granada, mi ciudad a fin de cuentas, a veces la situación es de absoluta y profunda melancolía, porque te das cuenta de que todo lo que has hecho durante esos años pasa como a “otro plano” que espero que no se convierta en un futuro “cuando iba a la uni”

IMG_1033
Como no voy a echarla de menos

Este domingo volví a Granada, para despedirme como es bebido debido de mis amigos y mi moza, recoger las cartas de aceptación para tramitar el visado y entregar el proyecto. Pero cual es mi sorpresa cuando llego y después de un mes desde la aceptación no están todavía los papeles en Granada. Así que le pido a la señorita “nombredechico” (lo juro, nombre de chico americano) que lleva mis asuntos en Japón, que me mande esos documentos en pdf para que la embajada vaya tramitando mientras. Entonces Nombredechico manda dos pdf y en uno de ellos sale una foto mía tal que de esta guisa:

Manuel CoE
Somos los conguitos, y estamos requetebien.

Los japoneses viendo que mi tono blanco-pfc no era del todo saludable parece ser que han optado por darme un color ligeramente más apropiado, que como dice @ines_table por twitter es una clara referencia a aquel blanqueamiento dental que se hizo Ross. Soy más de la opinión de que me han caracterizado de Baltasar y pensando que voy a entrar en Narita al grito de: FUCKIN’ MIRRA BITCHES.

tumblr_lzc04goijM1qln4e1o4_500
No tengo mucha idea de que llevarme, pero desde luego mirra no, no sé para que narices sirve y todo el espacio que quite a los tuppers de jamón, queso y otras viandas de la maleta es espacio claramente desaprovechado.
De todas formas, a estas horas no tengo ni visado, ni seguro, de hecho, no tengo ni una miserable toalla de microfibra de las que a mi madre le gustan porque según ella “secan muy muy bien y no te ocupan nada”. Mamá, llámame loco, pero creo que en Yokohama tienen más toallas que paletillas de cerdo.
Dicho esto, espero que en los próximos días se resuelva el tema de los papeles con mi foto disfrazado de Baltasar y que no haya ningún tipo de invasión zombi, cataclismo o plaga bíblica que me impida entregar el PFC y quitarme este peso de encima. Aunque creo que mejor os voy contando.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s