DÍA -7. Madrid, tres hamburguesas y un apocalipsis cerámico.

Madrid es treméndamente grande. Especialmente cuando te levantas a las 6:30 para hacerte el visado.

Una de las ventajas de vivir en Ciudad Real, es que la estación de Atocha está a 45 minutos (y 22€) de distancia, con lo cual se podría decir que está más cerca que algunas de las ciudades de su cinturón. ¿No habéis pensado nunca que la distancia depende más del dinero o del tiempo que de los metros o kilómetros que separan dos puntos? Tenemos internet, tenemos trenes rapidísimos, gasolina super extra y seguimos midiendo la distancia en kilómetros. Midiendo en tiempo, mi barrio está más cerca de Atocha que Madrid de Móstoles, y Tokio está más cerca que de Madrid que Granada de Coruña (aunque a 700€ y 100€ respectivamente). Ya va siendo hora de empezar a hacer cartografías tempo-monetarias, señores urbanistas.

El caso es que llegué relativamente pronto, porque pese a lo acostumbrado, no me perdí. Así que me pasé por todas esas obras que a los de las escuelas de arquitectura para plebeyos nos enseñan y jamás tenemos oportunidad de visitar. Y casualmente estaban todas en el mismo barrio.

Antes de seguir con el post, un pequeño aviso. No todos los post entrarán en la temática arquitectónica con la intensidad que debiera, o me gustaría, especialmente de obras españolas al alcance de todo aquel que pase por allí. Voy a intentar centrarme más en los hechos que en las descripciones. Si a alguien le interesan mis divagaciones no tiene más que pasarse por la web de The AAAA Magazine, donde escribo orgulloso sobre arquitectura y otras interferencias. Y para todo aquel que quiera saber más sobre los edificios de la zona de Serrano que vienen a continuación, les recomiendo este artículo de Jaume Prat, mucho mejor que cualquier descripción que yo pudiera hacer.

Pero no nos distraigamos. Primero pasé por el BBVA, proporción áurea y Oiza. Este es un clásico de la Castellana (tampoco es que sea especialmente discreto) que ya tenía visto, así que fui derechito a Nuestra Señora de las Maravillas.Processed with VSCOcamA este no le ponía forma ninguna, porque lo único que había visto en libros (aparte de ese interior magnífico) eran imágenes vagas de un alzado, normalito. Pero para nada. El gimnasio podría ganar premios a día de hoy (no diré cuales, los sabéis). Hacía un día plomizo y aún así la construcción brillaba al lado de unos locales bastante mediocres. Y podéis verla en maps, en Street View, y todo eso, pero en persona siempre va a ser mejor. Por desgracia no pude entrar dentro, iba con prisa, y colarme por el garaje me parecía poco ortodoxo

¡Ojo! Es la primera obra maestra con ladrillo, aquí todavía no intuía que el día podía acabar siendo un auténtico armaggedon cerámico.

Processed with VSCOcam

Bajando por Serrano, me cruzo nada menos que con dos obras de Fisac adosadas: El complejo central del CSIC, y la iglesia del Espíritu Santo. En el CSIC me metí por inercia, porque estaba abierto, y en Granada aprendí que si una puerta está abierta es porque se puede entrar (En otras ciudades no es tan obvio). Estuve a punto de entrar en la cafetería para ver si me cruzaba con algún premio Nobel, Príncipe de Asturias o sucedáneos, y para ver si rapiñaba algo de desayuno, no nos engañemos. El edificio central no impresionaba demasiado, el saborcillo fascista le quitaba fuerza al conjunto, sin embargo la iglesia del Espiritu Santo, neoflorentina, se hacía notar en la calle con esa fachada de ladrillo ladrillo (notad como la repetición acentúa el poder la palabra) y ese impresionante y gigantesco tambor de ladrillo que gritaba a voces: ¡ASPLUND!

Processed with VSCOcam with b5 preset

Processed with VSCOcam with b5 preset
Ya no se firman las obras como antes.

Al interior, planta típica, con nartex y forma de cruz, donde un espacio muy delicado y tremendamente limpio, estaba guarreado con lámparas de araña, panfletos de propaganda cristiana y unas pinturas murales que desatarían la ira de Dios.

Fachada_Embajada_Japon
Japan Wax

Después de este pequeño arquilapsus me acerco a la embajada japonesa, a escasos 100m del CSIC, con un edificio que parecía la versión Hacendado de la Johnson Wax de Wright. Primera vez en mi vida que piso una embajada y si no llega a ser por el de seguridad que me indicó bastante bien jamás hubiera salido de ese edificio, donde todo está indicado con muñecos muy simpáticos y alfabetos infernales. La atención buena y rápida, de hecho tan rápida que no encontré otra forma de entretenerme mientras procesaban el visado que empezar a andar Castellana abajo, aunque llegó un momento en el que no supe si se acabaría esa calle nunca.

En este gigantesco paseo hubo seis hitos:

1- El Instituto de Microbiología de Fisac, que encontré por casualidad andando por el barrio y que me sorprendió gratamente, especialmente por esos ladrillos con goterón en los que no tenía demasiada fe y que sin embargo configuran unos cerramientos totalmente vibrantes.

Processed with VSCOcam with b5 presetProcessed with VSCOcam Processed with VSCOcam

2- La pintada al lado de la exposición sobre la bienal de Venecia en la arcada de Nuevos Ministerios, en la que participaban algunos arquitectos bastante conocidos y que decía:

Processed with VSCOcam
Revelador

3-El IBM, al que saludé de lejos, aunque había en los bajos una pizzeria bastante apetecible

4-El Bankinter de Moneo, que es bien. (también de ladrillo)

5-La exposición “Export” del museo ICO, totalmente decepcionante. Cientos de proyectos de los cuales solo ves una pequeña imagen, a la que sigue una sala con selfies de gente trabajando en macroestudios, y unos esquemas donde se recalca la importancia de algunas personas en las redes y de algunos arquitectos (seleccionados todos meticulosamente) en las escuelas.

Processed with VSCOcam

Osease, arquitectura basada en la imagen, apología de la esclavitud y los macroestudios, y alabanza seleccionada de ciertos individuos. Lo único destacable es el grafismo de los folletos y la publicación, muy cuidados. El señor del acceso me dijo que pusiera algo en el libro de firmas antes de irme (jojojo).

6-Las tres hamburguesas de un euro que me comí antes de entrar a la librería del Caixa Forum (ladrillo again), una de mis librerías favoritas, pequeña y llena de rareces imprescindibles. Aunque esta vez no tenían gran cosa (Ni las hamburguesas, ni la librería).

Ron Swanson
Dramatización

Conseguí terminarme la Castellana y volver a la Japan Wax (esta vez bien acompañado por Coral, buena médico, mejor persona) donde una señora muy bajita y muy graciosa me dio el visado y un permiso de “arubaito” un permiso de trabajo para estudiantes, 4h al día máximo (sin contar explotación). Además me dio un panfleto lleno de “moñocos” explicándome como entrar en el país. ¿Qué tienen los japoneses con hacer un comic de todo?

Processed with VSCOcam
Un folleto cualquiera de la zona de espera de la embajada

El resto del día lo empleamos en andar, tomar café en un sitio cuqui y hablar de cosas serias. No me gusta la palabra, pero es que no encuentro otra. Los sitios cuquis son aquellos que tienen detallitos muy cuidados, colores pastel además de pasteles deliciosos, son adorables, cómodos y encima te sirven bien, su antagonista serían los antros, donde solo ponen cerveza y frutos secos, son oscuros, tienen futbolín y en el baño probablemente alguien se haya meado fuera de la taza (aunque sean las 6 de la tarde). Diría que unos son muy de chicas y otros muy de chicos, pero lo mismo me acusan de defender el heteropatriarcado, acabo en la cárcel y me quedo sin viaje.

Coral (buena médico, mejor persona) es una especie de hermana mayor para mi, no solo porque ella es unas horas mayor que yo, si no porque desde tiempos inmemoriales viene cuidando del amasijo de desastres que es un servidor. Y encima se dedica a ir salvando vidas por el mundo, así que como no confiar en ella. Fue genial poder pasar un rato con ella.

El remate de esta microvisita fue comprar una cerveza que llamada “Er Boquerón”, con agua de mar en una tienda de la calle León. Con esta cerveza celebro que oficialmente, me queda solo una semana de estar en España. Chin-chin.

https://instagram.com/p/0qoiJDQn5Z/

One thought on “DÍA -7. Madrid, tres hamburguesas y un apocalipsis cerámico.

  1. Más de un año viviendo en Madrid y me faltan la mayoría de paradas de tu paseo. Hay que ponerle remedio.

    En otro orden de cosas, tengo que ir a ver la expo del ICO sólo por buscar lo que escribiste. ¡Se agradecen pistas!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s