Día 10: Universideces, Proyectos, Zaera y Shibuya. Póngame un vodka con limón.

Hay que ver con la universidad…

Por si el viaje, la adaptación a un nuevo hogar y el choque cultural fuera poco, la burocracia universitaria lo complica todo. Esta semana ha sido la semana “de prueba”, vas a una clase, le echas un ojo, y si no te convence, te devuelven el dinero. El caso es que yo me vine con un programa de intercambio lingüístico, que era el único que me ofrecían, y claro, las asignaturas, aparte de tener las increíblemente necesarias horas de japonés, son de cosas totalmente aleatorias como “Global Trends in Urban Cultural Policy and City Branding” o “From Peace and Social Justice, to Consumption Culture”, nombres que recuerdan mucho a aquellos que aparecían en la serie Community, como “Introducción al helado 101” o “Cosas que se pueden freír”. Tras haber hecho arquitectura he adquirido el superpoder de reconocer las asignaturas “chorra” por el título.

giphy

Viendo el percal, pensé que no estaría mal buscar extraoficialmente algo de lo mío, por aquello de la continuidad de estudios y porque básicamente me interesa más, que narices.
Intenté acceder como alumno de la Y-GSA, la escuela que mencioné en el anterior post, pero no hubo manera, no me dejaron bajo ningún concepto participar en las clases, así que estaré únicamente de oyente de vez en cuando (cuando se pase Nishizawa, que el otro día nos dio plantón).

Confieso que fue un poco frustrante porque me vi solamente con el programa de intercambio lingüístico y demasiado tiempo libre, que es justo lo que no quieres cuando intentas aprovechar al máximo la estancia en un país. Supongo que es parte de las sensaciones iniciales, de que todo este nuevo entorno tiene una fecha de caducidad y que tarde o temprano llega, pero ¿no es así con todo? Quince días, seis meses, un año, diez años, que más da, los entornos seguros no son eternos, la diferencia es que en los viajes o intercambios, queda patente desde el día cero (si no mirad el título de este blog, fue lo primero que me dijo la compañía de venta de billetes al comprar el vuelo)

giphy (1)
Yo con tiempo libre

 

Por suerte, apareció mi tutor Hiroto para echarme un cable. Viendo que a mi lo que me interesaba era la arquitectura, me ofreció llevarme a hablar con mi tutor-profe (si, tengo un tutor-profe y un tutor-alumno. YOLO) y me han ofrecido participar, en un máster de restauración en el departamento de teoría de la arquitectura, haciendo entre otras cosas restauración y reutilización de edificios clásicos japoneses. Estuve horas allí hablando con la gente del taller, que me trataron genial e incluso me regalaron un pequeño “kabuto” de papel para el kodomo-no-hi, el día del niño. ¡El martes es la clase de prueba con ellos!

IMG_0477
Me está un poco pequeño, pero no me negareis que es un pop-up precioso.

Además el viernes de madrugada, me dieron la buena noticia de que mi proyecto final de carrera había sido valorado con un “apto, exposición”. Parece justo que después de realizar un trabajo de un año (con suerte) dejen exponerlo a todo el mundo aprobado como se hace en muchas escuelas alrededor de España, simplemente por la cantidad de tiempo y horas que requiere (nunca lo confundáis con un TFG, un poquito de por favor). En la ETSAG, sin embargo, la exposición únicamente la realizan proyectos seleccionados por los tribunales como ejemplo.

Pero no todo el monte es orégano, a esta buena noticia, le seguía la mala. Seleccionado, si, pero para exponer el requisito es estar presente. Esto significa que la única opción viable según el director del centro es recorrer los 11000km que separan Yokohama de Granada para dar una charla de diez minutos. Por supuesto, sin opción a utilizar ningún tipo de tecnología, ni skype, hangouts, o un vídeo. Así que me quedo sin exposición.
Sin embargo, estoy tramando algo para que el proyecto no caiga en saco roto, ¡así que estad atentos!

IMG_0278
Esta ciudad tiene más capas que un catastral sin limpiar.

Para despejarme de este palo universitario, dedidí darme una vuelta por el centro de Yokohama con Gianluca, un amigo italiano, que consiguió entrar en la Y-GSA. Así que estuvimos esa tarde a la busca y captura de la terminal marítima de Alejandro Zaera, cuyo interior no pudimos ver, pero que exteriormente era poco menos que una pasada. Yokohama es una ciudad con un puerto bastante extraño, la relación entre el habitante y el mar se ve truncada por el barco. La mayor parte de la ciudad son puertos cargueros o industrias, y esta terminal crea un parque magnífico y elevado desde el que se puede apreciar la zona costera ciudad de Yokohama al oreo de la brisa del mar de Japón. Únicamente las vallas, no siempre necesarias y algún que otro trasto interrumpían la suavidad del lugar, pero aún así, seguía siendo magnífico. Si no, juzgad vosotros mismos.

IMG_0406IMG_0398IMG_0365IMG_0410 IMG_0459Y las vistas del sitio, de póster.

1

 

Para terminar, solo contaros que anoche fue mi primera vez en Tokio. Estuve de fiesta con una amiga a la que hacía años que no veía. No nos cruzamos en España, y casualmente hemos coincidido en la otra punta del mundo, que cosas.Processed with VSCOcamQuedamos al lado de la estatua de Hachiko, el perro que esperó a Richard Gere hasta el día de su muerte, todo un símbolo de la fidelidad, que parece ser un lugar común de quedada porque estaba hasta arriba de internacionales. Fuimos a un antro de los míos, de cerveza, rock, desconchones y pintarrajos, todo un Pedro Antonio en mitad de Shibuya. Y tuve mi primer desencuentro en la barra de un bar japonés, claro.

“Cuatro vodkas con limón por favor”

Efectivamente, cuatro vasos de vodka y cuatro rajitas de limón, sin ningún tipo de libertad poética o alarde creativo. Estos japoneses, son tremendamente textuales. Evidentemente, lo siguiente que pedimos fue cerveza, que eso no falla.

A las horas huímos a un karaoke a desfasar hasta que amaneció a las cinco y media de la mañana. Fue una noche divertidísima y nunca había visto amanecer tan pronto, con razón lo llaman el país del sol naciente ¿no?

 

One thought on “Día 10: Universideces, Proyectos, Zaera y Shibuya. Póngame un vodka con limón.

  1. Espero que lo del PFC se solucione satisfactoriamente. No sé por qué cojones, en pleno 2015, les parece tan del otro mundo hacer una exposición por videoconferencia.
    Joder, ni que tuvieran que matarte a pellizcos al acabar de exponer.

    En fin. Disfruta de la experiencia, aunque por lo que podemos leer aquí, lo estás haciendo ya, jajaja.

    Biquiños!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s